Trastornos de la alimentación: Todo lo que tienes que saber

Los trastornos alimentarios son un problema médico grave que puede tener consecuencias para la salud a largo plazo si no se tratan.

Los trastornos alimentarios o alimenticios son un grupo de afecciones marcadas por una relación poco saludable con los alimentos. Los tres tipos principales son la anorexia, la bulimia y el trastorno por atracón.

Signos de un trastorno alimenticio

Hay tres tipos principales de trastornos alimentarios:

La anorexia nerviosa. Esto se caracteriza por la pérdida de peso a menudo debido a una dieta y ejercicio excesivos, a veces hasta el punto de morir de hambre. Las personas con anorexia sienten que nunca pueden ser lo suficientemente delgadas y continúan considerándose “gordas” a pesar de la extrema pérdida de peso.

La bulimia nerviosa. La condición está marcada por ciclos de comer en exceso, conocidos como atracones, seguidos de purgas u otros comportamientos para compensar el exceso de comida. También se asocia con sentimientos de pérdida de control sobre la alimentación.

El trastorno por atracón. Esto se caracteriza por episodios regulares de comer en exceso y sentimientos de pérdida de control sobre la comida.

Cuando empiezan los trastornos alimentarios

Los trastornos alimenticios tienden a desarrollarse durante la adolescencia y la adultez joven, y son mucho más comunes en niñas y mujeres. Nadie conoce la causa precisa de los trastornos alimentarios, pero parece que coexisten con problemas psicológicos y médicos, como baja autoestima, depresión, ansiedad, problemas para sobrellevar las emociones y abuso de sustancias.

Comportamiento y salud

Para algunas personas, la preocupación por la comida se convierte en una forma de ganar control sobre un aspecto de sus vidas. Aunque puede comenzar simplemente comiendo un poco más o menos de lo normal, el comportamiento puede descontrolarse y hacerse cargo de la vida de la persona. Los trastornos alimentarios son un problema médico grave que puede tener consecuencias para la salud a largo plazo si no se tratan.

Es común que las personas con trastornos alimenticios oculten sus conductas poco saludables, por lo que puede ser difícil reconocer los signos de un trastorno alimentario, especialmente desde el principio.

Aquí hay una vista más detallada de los síntomas de la anorexia, la bulimia y el trastorno por atracones

Signos de anorexia nerviosa

Las personas con anorexia nerviosa tienen un miedo extremo a aumentar de peso. A menudo hacen dieta y ejercen implacablemente, a veces hasta el punto de morir de hambre.

Aproximadamente entre un tercio y la mitad de los anoréxicos también se atracan y se purgan vomitando o haciendo uso indebido de laxantes. Las personas con anorexia tienen una imagen distorsionada del cuerpo, pensando que tienen sobrepeso cuando en realidad tienen bajo peso.

Pueden contar las calorías de forma obsesiva y solo se permiten pequeñas porciones de ciertos alimentos específicos. Cuando se enfrentan, alguien con anorexia a menudo niega que haya un problema.

Los signos de la anorexia pueden ser sutiles al principio, porque se desarrollan gradualmente. Puede comenzar como un interés en la dieta antes de un evento como un baile escolar o unas vacaciones en la playa. Pero a medida que el trastorno se afianza, se intensifica la preocupación por el peso.

Crea un círculo vicioso: cuanto más peso pierde la persona, más se preocupa y se obsesiona por el peso.

Los siguientes síntomas y comportamientos son comunes en personas con anorexia:

  • Dramática pérdida de peso
  • Usar ropa suelta y voluminosa para ocultar la pérdida de peso
  • Preocupación por la comida, la dieta, el conteo de calorías , etc.
  • Negarse a comer ciertos alimentos, como carbohidratos o grasas
  • Evitar las comidas o comer delante de otros
  • Preparar comidas elaboradas para los demás pero rehusarse a comerlas
  • Hacer ejercicio excesivamente
  • Hacer comentarios sobre ser “gordo”
  • Detener la menstruación
  • Quejarse de estreñimiento o dolor de estómago
  • Negar esa extrema delgadez es un problema

Debido a que las personas con anorexia son tan buenas para ocultarlo, la enfermedad puede volverse grave antes de que alguien a su alrededor advierta que algo está mal. Si crees que alguien que te importa tiene anorexia, es importante que un médico lo evalúe de inmediato. Si no se trata, la anorexia puede provocar complicaciones graves, como desnutrición y falla orgánica.

Sin embargo, con el tratamiento, la mayoría de las personas con anorexia recuperarán el peso que perdieron, y los problemas físicos que desarrollaron como resultado de la anorexia mejorarán.

Signos de bulimia nerviosa

Las personas con bulimia nerviosa tienen episodios de ingesta de grandes cantidades de alimentos (llamado atracones) seguido de purgas (vómitos o uso de laxantes), ayuno o ejercicio excesivo para compensar la ingesta excesiva.

A diferencia de la anorexia, las personas con bulimia a menudo tienen un peso normal. Pero tienen el mismo miedo intenso de ganar peso y distorsionar la imagen corporal. Se ven a sí mismos como “gordos” y desean desesperadamente perder peso. Debido a que a menudo se sienten avergonzados y disgustados consigo mismos, las personas con bulimia se vuelven muy buenas ocultando los comportamientos bulímicos.

Los siguientes son signos comunes de bulimia:

  • Evidencia de atracones, incluida la desaparición de grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo, o la búsqueda de un montón de envoltorios de alimentos vacíos o contenedores
  • Evidencia de purga, incluidos viajes al baño después de las comidas, sonidos o olores de vómitos, o paquetes de laxantes o diuréticos
  • Saltarse las comidas o evitar comer delante de otros, o comer porciones muy pequeñas
  • Hacer ejercicio excesivamente
  • Usar ropa holgada para ocultar el cuerpo
  • Quejándose de ser “gordo”
  • Usar chicles, enjuagues bucales o mentas excesivamente
  • Constantemente haciendo dieta
  • Nudilleras marcadas por la ingestión repetida de vómitos

Si no se trata, la bulimia puede provocar problemas de salud a largo plazo, como ritmos cardíacos anormales, hemorragia del esófago debido al reflujo excesivo del ácido del estómago, problemas dentales y problemas renales. Sin embargo, la bulimia se puede tratar con éxito a través de la terapia cognitivo-conductual, ciertos medicamentos anticonvulsivos, antidepresivos o combinaciones de estas terapias. Es importante buscar ayuda si crees que alguien tiene bulimia.

Signos de trastorno por atracones

En lugar de simplemente comer demasiado todo el tiempo, las personas con trastorno de atracones tienen episodios frecuentes en los que consumen grandes cantidades de alimentos.

Al igual que las personas con bulimia, a menudo se sienten fuera de control durante estos episodios y luego sienten culpa y vergüenza al respecto. El comportamiento se convierte en un círculo vicioso, porque cuanto más angustiados se sienten por los atracones, más parecen hacerlo. Debido a que las personas que padecen el trastorno por atracón no se purgan, ni se apresuran, ni hacen ejercicio después de comer en exceso, por lo general tienen sobrepeso o son obesos.

A diferencia de otros trastornos de la alimentación, el trastorno por atracón es casi tan común en los hombres como lo es en las mujeres. Según las estadísticas del Instituto Nacional de Salud Mental, la edad promedio de inicio del trastorno por atracón es de 25, y es más común en personas menores de 60 años.

Los signos comunes del trastorno por atracones incluyen:

  • Evidencia de atracones, incluida la desaparición de grandes cantidades de alimentos en un corto período de tiempo, o la búsqueda de un montón de envoltorios de alimentos vacíos o contenedores
  • Acaparando comida u ocultando grandes cantidades de comida en lugares extraños
  • Usar ropa holgada para ocultar el cuerpo
  • Saltarse comidas o evitar comer delante de otros
  • Constantemente haciendo dieta, pero rara vez pierde peso

Debido a que el atracón conduce a la obesidad, puede tener consecuencias graves para la salud si no se trata. Los programas de reducción de peso conductual pueden ser útiles tanto para perder peso como para controlar el impulso de comer en exceso. El medicamento estimulante Vyvanse está aprobado por la FDA para el tratamiento del trastorno por atracón. Además, debido a que la depresión a menudo va de la mano con el trastorno por atracón compulsivo, los antidepresivos y la psicoterapia también pueden ayudar.

Reconocer los signos y síntomas de los trastornos alimentarios es el primer paso para obtener ayuda para ello. Los trastornos alimentarios son tratables y, con el tratamiento y la asistencia adecuados, la mayoría de las personas con un trastorno alimentario pueden aprender hábitos alimenticios saludables y recuperar sus vidas.

Referencias:

  • National Institute of Mental Health: “Eating Disorders.”
  • Merck Manual: “Anorexia Nervosa;” “Bulimia Nervosa;” and “Binge Eating Disorder.”
  • National Eating Disorders Association.

Recibe en tiempo real la últimas actualizaciones del blog, con los mejores artículos sobre nutrición y salud-

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtengas la mejor experiencia de navegación. Aceptar+Info

Privacidad & Cookies

download free uapkmod,action game apk mod, android apps apk mod