La comida y el intestino: amigos desde el primer día

Pocas amistades se cultivan desde el nacimiento, pero una relación esencial entre la comida y el intestino comienza desde el día en que naces.

Si tus intestinos no funcionan correctamente (posiblemente debido a una enfermedad), es menos probable que absorban nutrientes y digieran los alimentos. Y recientemente, muchos de los mercadólogos han difundido una gran cantidad de información errónea sobre los alimentos y los componentes de los alimentos que pueden mejorar o afectar la salud intestinal. Solo busca “salud intestinal” y encontrarás una gran cantidad de tonterías, aceite de serpiente y basura literal.

Comprendamos mejor tus intestinos y el impacto de los alimentos que comemos .

La barrera intestinal

Cada reino necesita protegerse de los invasores externos. Las células epiteliales intestinales actúan como ladrillos en la pared y se unen mediante proteínas. Y, por supuesto, ningún reino del castillo estaría completo sin un foso de capa de moco (la mucosa intestinal). En estados de enfermedad como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y la enfermedad celíaca, esta barrera se ve afectada y las paredes… “bueno” …no son las mejores para hacer su trabajo. Si quieres saber más sobre las enfermedades intestinales prueba a leer Probióticos Y Prebióticos: Creando Una Mejor Salud. Una de estas familias de proteínas de unión estrecha es la familia de la claudina, y en la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, síndrome del intestino irritable y enfermedad celíaca, la claudina-2 aumenta y causa “porosidad” del intestino 1,2,3. Por lo tanto, es comprensible que muchos nutricionistas, dietistas y científicos de alimentos estén interesados ​​en encontrar productos alimenticios que ayuden a restaurar la integridad de la barrera o prevenir el daño.

Probióticos

La comida funcional que ha recibido la mayor atención con sus habilidades reconstituyentes es tu amigable bacteria probiótica del vecindario. Se ha establecido bastante bien que las bacterias patógenas como E. coli , Salmonella typhimurium y Clostridium perfringens impactan la barrera intestinal a través de una miríada de mecanismos que finalmente abren estas uniones estrechas en las paredes intestinales 4-6. Afortunadamente, las bacterias probióticas, en particular el género Lactobacillus, se han mostrado prometedoras para ayudar a cerrar estas aberturas inducidas por “bacterias malas”. Lactobacillus rhamnosus GG 7 y Lactobacillus plantarum 8fueron capaces de prevenir el daño intestinal en modelos animales, pero esto no se ha demostrado completamente en humanos. Una reciente revisión de los probióticos en los trastornos gastrointestinales señaló algunos ensayos prometedores en humanos, pero los autores comentan que “se necesitan más estudios para hacer inferencias concluyentes sobre la eficacia de los probióticos para la colitis, la enfermedad de Crohn y los trastornos hepáticos” 9 . Básicamente… aún no sabemos si los probióticos pueden ser un tratamiento terapéutico.

Componentes alimenticios

Además de los probióticos, se han investigado varios componentes bioactivos como el ácido docosahexaenoico y el ácido eicosapentaenoico (ácidos grasos omega-3 encontrados en el aceite de pescado) para ver si pueden restaurar la integridad de la barrera intestinal 1 . Pero estos datos solo se han encontrado en modelos celulares del intestino. Se ha demostrado que el resveratrol reduce la cantidad de inflamación presente en un modelo murino de enfermedad de Crohn 11 , pero la solubilidad del resveratrol es bastante pobre en agua y aceite, por lo que hacer de este un tratamiento viable requeriría probablemente nanopartículas o una solución a base de alcohol (que personalmente estoy en muy desacuerdo). Desafortunadamente, el alcohol también daña el tejido intestinal y los alcohólicos han informado una “fugacidad” intestinal12. Los fragmentos proteicos de Soja (VPY y KPV) también han demostrado ser muy prometedores para reducir la inflamación en varios modelos celulares y animales de inflamación 13 , pero hasta el momento no han reducido los ensayos clínicos en humanos.

Conclusiones

Entonces, ¿qué hay en el horizonte? Bueno, hay una gran cantidad de promesas para las bacterias probióticas y los componentes de los alimentos que podrían mejorar la barrera intestinal, especialmente para las personas con EII, SII y la enfermedad celíaca. Pero por el momento, recomiendo encarecidamente tomar la información enyesada en todo internet (excepto la mía, por supuesto).

Referencias
  1. Gleeson JP. (2017) Diet, food components and the intestinals barrier. Nutrition Bulletin 42:2, 123-131.
  2. Hu C-AA, Hou Y, Yi D et al. (2015) Autophagy and tight junction proteins in the intestine and intestinal diseases. Animal Nutrition 1: 123–7.
  3. Landy J, Ronde E, English N et al. (2016) Tight junctions in inflammatory bowel diseases and inflammatory bowel disease associated colorectal cancer. World Journal of Gastroenterology 22: 3117–26.
  4. Barmeyer C, Schulzke JD & Fromm M (2015) Claudin-related intestinal diseases. Seminars in Cell & Developmental Biology 42: 30–8.
  5. Kim HJ, Li H, Collins JJ et al. (2016) Contributions of microbiome and mechanical deformation to intestinal bacterial overgrowth and inflammation in a human gut-on-a-chip. Proceedings of the National Academy of Sciences 113: E7–15
  6. Eichner M, Augustin C, Fromm A, Pointek A, Walther W, Bucker R, Fromm M, Krause G, Schulzke JD, Gunzel D, Pointek J. (2017) In colon epithelia, Clostridium perfringes enterotoxin causes focal leaks by targeting claudins which are apically accessible due to tight junction derangement. J Infect Dis, In press.
  7. Wang Y, Kirpich I, Liu Y et al. (2011) Lactobacillus rhamnosus GG Treatment Potentiates Intestinal Hypoxia-Inducible Factor, Promotes Intestinal Integrity and Ameliorates AlcoholInduced Liver Injury. The American Journal of Pathology 179: 2866–75.
  8. Chen HQ, Yang J, Zhang M et al. (2010) Lactobacillus plantarum ameliorates colonic epithelial barrier dysfunction by modulating the apical junctional complex and PepT1 in IL-10 knockout mice. American Journal of Physiology 299: 1287–97.
  9. Parker EA, Roy T, D’Adamo CR, Wieland LS. (2017). Probiotics and gastrointestinal conditions. Nutrition, In press.
  10. Mokkala K, Laitinen K & Royti o H (2016) Bifidobacterium lactis 420 and fish oil enhance intestinal epithelial integrity in Caco-2 cells. Nutrition Research 36: 246–52.
  11. Rahal K, Schmiedlin-Ren P, Adler J et al. (2012) Resveratrol has antiinflammatory and antifibrotic effects in the peptidoglycanpolysaccharide rat model of Crohn’s disease. Inflammatory Bowel Diseases 18: 613–23
  12. Wang Y, Tong J, Chang B et al. (2014) Effects of alcohol on intestinal epithelial barrier permeability and expression of tight junction-associated proteins. Molecular Medicine Reports 9: 2352–6.
  13. Kovacs-Nolan J, Zhang H, Ibuki M et al. (2012) The PepT1-transportable soy tripeptide VPY reduces intestinal inflammation. Biochimica et Biophysica Acta (BBA) – General Subjects 1820: 1753–63.

Recibe en tiempo real la últimas actualizaciones del blog, con los mejores artículos sobre nutrición y salud-

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtengas la mejor experiencia de navegación. Aceptar+Info

Privacidad & Cookies

download free uapkmod,action game apk mod, android apps apk mod