¿Qué es el gluten?, dieta libre de gluten, beneficios y peligros potenciales

La dieta sin gluten se hace tendencia cada año. La palabra ‘gluten’ deriva de la palabra latina llamada «glutinis» , que significaba cola, goma o materia viscosa de origen orgánico.

Es una proteína que se encuentra en alimentos compuestos de trigo, cebada, centeno y otras especies de granos relacionadas. Esta proteína básicamente le da elasticidad a la masa y, por lo tanto, la ayuda a elevarse y mantener la forma.

Suele dar una textura masticable al producto final. El gluten también se puede agregar a los alimentos que son bajos en proteínas. Aunque se sabe que el trigo es la principal fuente de gluten, existen varios productos alimenticios que están repletos de esta proteína.

Sensibilidad al gluten

Muchas personas desarrollan sensibilidad al gluten, que también se conoce como intolerancia al gluten.

Esto conduce a la enfermedad celíaca y otros trastornos, lo que tiene efectos adversos en el cuerpo. Los síntomas de intolerancia a la glucosa son dolor abdominal o molestias, hinchazón, dolor muscular, dolor en las articulaciones y diarrea.

Algunas personas lo llaman alergia al gluten en donde esta proteína no les conviene o no pueden digerirla fácilmente. A esas personas se les aconseja una dieta sin gluten y tienen que reducir o eliminar la comida que contiene gluten.

¿Por que seguir una dieta sin gluten?

Seguir una dieta libre de gluten es un gran cambio. Al principio puede ser muy frustrante, pero con paciencia y positividad, puedes superarlo fácilmente.

Hay muchos artículos sin gluten y puedes consumirlos fácilmente, sin pensarlo dos veces. Puedes encontrar muchos productos en el mercado etiquetados como «sin gluten», como galletas sin gluten, pan, pasteles, pizzas, pastas, galletas, cereales y otros refrigerios.

Debido a la creciente demanda, incluso los fabricantes son cautelosos con los problemas de salud y, por lo tanto, también atienden este lado de la demanda.

La dieta sin gluten puede ser beneficiosa para niños

Las pizzas y los cupcakes sin gluten también son muy populares en los niños. Pueden disfrutar fácilmente de sus comidas favoritas sin preocuparse por los efectos nocivos de las mismas.

Para seguir una dieta sin gluten, no tienes que buscar diferentes artículos nuevos. Hay muchas cosas que ya consumes y, naturalmente, no contienen gluten, como frutas, verduras, huevos frescos, semillas, frijoles, nueces, maíz, lino, soja y otros productos lácteos.

Al seguir una dieta libre o baja en gluten, debes atenerte a estos alimentos y reducir el resto de productos que contienen esta proteína. Esta es la forma más fácil de mantener los síntomas de alergia al gluten bajo control y, por lo tanto, evitar complicaciones adicionales; de lo contrario, es una de las fuentes más populares de proteínas.

Revisión de la dieta sin gluten para bajar de peso

Aunque la investigación ha explorado los efectos de una dieta libre de gluten en los trastornos gastrointestinales, el autismo y la fibromialgia, no hay ninguno que examine los efectos de la dieta solo en la pérdida de peso o para los beneficios generales para la salud.

Debido a la falta de estudios experimentales sobre la pérdida de peso, algunos investigadores han examinado los efectos a largo plazo de las personas con enfermedad celíaca en las dietas sin gluten, o que generalmente son saludables y consumen una dieta baja en trigo y otros granos que contienen gluten.

Han descubierto que las dietas sin gluten:

  1. Pueden promover ciertas deficiencias de nutrientes.
  2. Pueden aumentar el riesgo de algunas enfermedades crónicas.
  3. En realidad pueden causar aumento de peso.
  • Se encontró que las ingestas de personas con enfermedad celíaca en una dieta estricta sin gluten tenían ingestas inadecuadas de fibra, hierro y calcio. [2] Otra investigación ha encontrado que los productos de cereales sin gluten son bajos no solo en esos nutrientes sino también en vitaminas del complejo B, como tiamina, riboflavina, niacina y ácido fólico.
  • Un estudio de más de 100,000 participantes sin enfermedad celíaca encontró que aquellos que restringieron la ingesta de gluten probablemente limitarían su ingesta de granos enteros y experimentaron un mayor riesgo de enfermedad cardíaca en comparación con aquellos que tenían una mayor ingesta de gluten. [3]
  • Muchos estudios han encontrado que las personas con una mayor ingesta de granos integrales, incluido el trigo integral (2-3 porciones diarias) en comparación con los grupos que comen cantidades bajas (menos de 2 porciones diarias) tenían un riesgo significativamente menor de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, diabetes tipo 2 y muertes por todas las causas. [4-7]
  • El gluten puede actuar como un prebiótico, alimentando las bacterias «buenas» en nuestros cuerpos. [8-10] Contiene un carbohidrato prebiótico llamado oligosacárido de arabinoxilano que se ha demostrado que estimula la actividad de las bifidobacterias en el colon, bacterias que normalmente se encuentran en un intestino humano sano. Un cambio en la cantidad o actividad de estas bacterias se ha asociado con enfermedades gastrointestinales, incluida la enfermedad inflamatoria intestinal, el cáncer colorrectal y el síndrome del intestino irritable.
  • La investigación es conflictiva, pero algunos estudios han demostrado un aumento de peso o un aumento del IMC en personas con enfermedad celíaca después de comenzar una dieta libre de gluten. [10-13] Esto puede deberse en parte a una mejor absorción de nutrientes, una reducción de las molestias estomacales y un aumento del apetito después de comenzar la dieta. Sin embargo, otra razón sospechada es una mayor ingesta de opciones de alimentos procesados ​​sin gluten que contienen altas cantidades de calorías, grasas y azúcar.

Peligros potenciales

Los alimentos sin gluten llevan un halo saludable, una creencia de que un producto alimenticio es saludable incluso cuando no ofrece beneficios especiales para la salud de la mayoría de las personas.

La investigación ha demostrado que si un aspecto de un alimento se anuncia como saludable o si las personas creen que es saludable (en este caso, el término «sin gluten»), hay una tendencia a comer más. [14]

Esto puede promover el aumento de peso. Además, una dependencia excesiva de productos sin gluten procesados ​​puede conducir a una disminución de la ingesta de ciertos nutrientes como la fibra y las vitaminas B que protegen contra las enfermedades crónicas.

Conclusiones

Aunque una dieta libre de gluten es el tratamiento primario para la enfermedad celíaca y puede ayudar a aliviar los síntomas en diversas afecciones relacionadas con la sensibilidad al gluten, actualmente no hay evidencia que demuestre que una dieta libre de gluten sea efectiva para perder peso o para beneficios generales para la salud.

Para las personas que no tienen enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten, no hay necesidad de restringir el consumo de gluten.

Un patrón dietético saludable generalmente incluye mayores cantidades de granos enteros y menores cantidades de granos refinados y azúcar agregada.

Referencias:

  1. Reilly NR. The gluten-free diet: recognizing fact, fiction, and fad. J Pediatr. 2016 Aug 1;175:206-10.
  2. Niewinski MM. Advances in Celiac Disease and Gluten-Free Diet. J Am Diet Assoc. 2008;108:661-672.
  3. Lebwohl B, Cao Y, Zong G, Hu FB, Green PHR, Neugut AI, Rimm EB, Sampson L, Dougherty L, Giovannucci E, Willett WC, Sun Q, Chan AT. Long term gluten consumption in adults without celiac disease and risk of coronary heart disease: prospective cohort study. BMJ. 2017 May 2;357:j1892.
  4. Liu S, Stampfer MJ, Hu FB, Giovannucci E, Rimm E, Manson JE, Hennekens CH, Willett WC. Whole-grain consumption and risk of coronary heart disease: results from the Nurses’ Health Study. Am J Clin Nutr. 1999 Sep 1;70(3):412-9.
  5. Johnsen NF, Frederiksen K, Christensen J, Skeie G, Lund E, Landberg R, Johansson I, Nilsson LM, Halkjær J, Olsen A, Overvad K. Whole-grain products and whole-grain types are associated with lower all-cause and cause-specific mortality in the Scandinavian HELGA cohort. British Journal of Nutrition. 2015 Aug;114(4):608-23.
  6. Mellen PB, Walsh TF, Herrington DM. Whole grain intake and cardiovascular disease: a meta-analysis. Nutr Metab Cardiovasc Dis.2008 May 31;18(4):283-90.
  7. de Munter JS, Hu FB, Spiegelman D, Franz M, van Dam RM. Whole grain, bran, and germ intake and risk of type 2 diabetes: a prospective cohort study and systematic review. PLoS medicine. 2007 Aug 28;4(8):e261.
  8. Neyrinck AM, Van Hée VF, Piront N, De Backer F, Toussaint O, Cani PD, Delzenne NM. Wheat-derived arabinoxylan oligosaccharides with prebiotic effect increase satietogenic gut peptides and reduce metabolic endotoxemia in diet-induced obese mice. Nutrition & diabetes. 2012 Jan 1;2(1):e28.
  9. Tojo R, Suárez A, Clemente MG, de los Reyes-Gavilán CG, Margolles A, Gueimonde M, Ruas-Madiedo P. Intestinal microbiota in health and disease: role of bifidobacteria in gut homeostasis. World J Gastroenterol. 2014 Nov 7;20(41):15163-76.
  10. Gaesser GA, Angadi SS. Gluten-free diet: Imprudent dietary advice for the general population?. J Acad Nutr Diet. 2012 Sep;112(9):1330-3.
  11. Tortora R, Capone P, De Stefano G, Imperatore N, Gerbino N, Donetto S, Monaco V, Caporaso N, Rispo A. Metabolic syndrome in patients with coeliac disease on a gluten‐free diet. Aliment Pharmacol Ther. 2015 Feb;41(4):352-9.
  12. Dickey W, Kearney N. Overweight in celiac disease: prevalence, clinical characteristics, and effect of a gluten-free diet. Am J Gastroenterol. 2006 Oct;101(10):2356-9.
  13. Valletta E, Fornaro M, Cipolli M, Conte S, Bissolo F, Danchielli C. Celiac disease and obesity: need for nutritional follow-up after diagnosis. Eur J Clin Nutr. 2010 Nov;64(11):1371-2.
  14. Chandon P, Wansink B. Does food marketing need to make us fat? A review and solutions. Nutr Rev. 2012 Oct;70(10):571-93.
Comentarios
Cargando...